Trámites Gobierno Paticipa Datos
cinvestav.mx | Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional
«mayo de 2018»
lun.mar.mié.jue.vie.sáb.dom.
30123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031123
45678910

El acceso a los saberes científicos es un derecho de niños y jóvenes: experta

  • 7 septiembre 2017
  • Autor: Cinvestav
  • Número de visitas: 162
  • 0 Comentarios
El acceso a los saberes científicos es un derecho de niños y jóvenes: experta
Las últimas cifras manejadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía sobre el tema del analfabetismo refieren que México pasó de 9.5 por ciento de la población con ese problema en el año 2000 a sólo 5.5 en 2015; es decir, poco menos de cinco millones de personas mayores de 15 años no pueden redactar ni leer un recado. Si bien el avance es significativo de cara a la celebración del Día Internacional de la Alfabetización, que se celebra el 8 de septiembre, una de las tareas a las que se deben enfocar diferentes esfuerzos en el país es a incrementar la llamada alfabetización científica. De acuerdo con María Teresa Guerra Ramos, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Monterrey, el acceso a los saberes científicos debe tratarse como un derecho al que tienen las nuevas generaciones, al ser parte de una herencia cultural generada durante siglos. Por ello, cómo sociedad debemos promover el acercamiento de todas las personas con la cultura científica. En ese sentido, la experta en Educación en Ciencias señala que en términos de una alfabetización científica se debe entender el acercamiento a los saberes científicos por tres razones principales: una dimensión práctica, otra cívica y una más cultural. La primera corresponde al uso de los saberes en la vida cotidiana, donde se requieren de ciertas nociones y conceptos de ideas poderosas que ayuden a la población a comprender mejor el entorno y aplicar el razonamiento crítico en la vida diaria. Por su parte, la dimensión cívica se refiere a poder participar en la resolución de problemas colectivos, opinar y tomar ciertas decisiones informadas a partir de evidencias, como sucede con el tema de las vacunas, donde es necesario saber cómo funcionan antes de decidir usarlas o no. En cuanto a la dimensión cultural tiene que ver con una comprensión de la naturaleza y la ciencia misma para que se dé un enriquecimiento intelectual y un goce estético a través de los saberes científicos. Es por ello que la investigadora del Cinvestav Unidad Monterrey considera conveniente involucrar a la población general con la ciencia desde las escuelas y fuera de ellas. Sin embargo, reconoce que existen muchos aspectos que mejorar a nivel curricular a fin de facilitar la comprensión e incentivar el interés en los temas científicos por parte de los estudiantes jóvenes. “La investigación nos ha ayudado a comprender que la enseñanza de la ciencia es compleja e implica poner en juego muchos conocimientos, saberes prácticos, algunos intuitivos y otros de formación, por lo que sería conveniente que la enseñanza esté adecuada al contexto de los estudiantes. Una de las cosas que se ha propuesto con la investigación sistemática es la enseñanza situada, un concepto que toma en cuenta el contexto de enseñanza para poder enseñar de una manera más apropiada los temas científicos”, destaca Guerra Ramos. De hecho, para la investigadora del Cinvestav dotar de mayor relevancia las materias de ciencias es un área de oportunidad que se debe explorar en el país a fin de que la información que se lleve el estudiante sea de acuerdo a sus intereses. Otra área de oportunidad es la elaboración de material educativo diverso y flexible que sea más motivador tanto para la enseñanza como el aprendizaje. Asimismo, menciona que la promoción de estrategias didácticas incluyentes y diversificadas que atiendan las condiciones de grupos particulares, como origen étnico con diferencia lingüística, es decir, ser sensible a los estudiantes y su entorno puede ser de gran ayuda para facilitar el aprendizaje científico. Finalmente, refiere que las evaluaciones deben orientarse a la aplicación de los conocimientos, destrezas y actitudes así como al desenvolvimiento de habilidades metacognitivas, que comprenden el hacernos consientes de qué aprendemos, cómo lo aprendemos y cómo aprender más. La experta del Cinvestav subraya que alfabetización ci

Aprenden de organismos biológicos para proteger estructuras empleadas en el mar

  • 4 septiembre 2017
  • Autor: Cinvestav
  • Número de visitas: 242
  • 0 Comentarios
Aprenden de organismos biológicos para proteger estructuras empleadas en el mar
Basados en uno de los materiales más resistentes que existe en ambientes marinos, científicos del Cinvestav Unidad Saltillo han desarrollado un recubrimiento que podría ser empleado en estructuras metálicas empleadas en el mar. La investigación encabezada por Eddie López Honorato, y que forma parte de la tesis doctoral de Pedro Hernández Rodríguez, consiste en desarrollar un recubrimiento cerámico capaz de proteger por largos periodos las estructuras metálicas de la corrosión del mar, pero además tiene la característica de ser súperhidrofóbico; es decir, repeler el agua de su superficie, tal como lo hacen algunas hojas de plantas y escamas de los peces. “El recubrimiento cerámico es bioinspirado ya que busca replicar la microestructura de las conchas de mar y la capacidad de repeler agua como lo hace la flor de loto, al estar compuesto de tres materiales: carbón, aluminio y carburo de silicio. Esta combinación permitió dotarle de características superhidrofóbicas al recubrimiento, sin la necesidad de añadirle moléculas a base de flúor, como generalmente se hace con otros materiales hidrofóbicos que se encuentran en el mercado”, explicó el investigador del Cinvestav. Para obtener el cerámico, los investigadores del Cinvestav eligieron materiales que si bien cada uno tenían características hidrofílicas (atraen agua), como es el carbón, el aluminio y el carburo de silicio, al ser combinados cambian el ángulo de contacto original de 50 grados entre el agua y su superficie, hasta 150 grados, generando una superficie superhidrofóbica.  De acuerdo con López Honorato, la investigación inicialmente se centró en conseguir un material apto para resistir las condiciones corrosivas del agua a fin de emplearlo en equipos de generación de energía en el mar. Sin embargo, al buscar un recubrimiento con mayor resistencia química a los ambientes marinos, obtuvieron una composición súperhidrofóbica, lo que le dio al novedoso material anticorrosivo un valor agregado. El recubrimiento está pensado para la protección de acero y se aplica por método de espreado (por spray) a temperaturas relativamente bajas con el objetivo de que tecnológicamente sea viable su implementación en componentes o estructuras que se emplean en el mar, como son postes o torres, ya que también cuenta con propiedades mecánicas muy resistentes pero con cierto grado de deformidad, lo que hace al material parcialmente flexible. “Esas características nos ayudó para que algunas empresas de materiales tuvieran interés en que se transfiriera la tecnología, aunque para ello se requiere que realicemos análisis en ambientes marinos, ya que hasta ahora sólo hemos realizado pruebas en el laboratorio”, expuso el científico, quien también forma parte del Centro Mexicano de Innovación en Energía del Océano. De hecho, actualmente los desarrolladores del material están en proceso de realizar la solicitud de patente a través de la oficina encargada de ese proceso en el Cinvestav. Para Eddie López Honorato, a pesar de que en el mercado y en la literatura científica se han reportado diferentes materiales cerámicos de recubrimiento anticorrosivo, ninguno presenta todas las características que tiene el desarrollado en el Cinvestav Unidad Saltillo, además de que no precisa de un constante mantenimiento.

Plaguicida usado en la floricultura pone en riesgo la salud de embarazadas

  • 30 agosto 2017
  • Autor: Cinvestav
  • Número de visitas: 135
  • 0 Comentarios
Plaguicida usado en la floricultura pone en riesgo la salud de embarazadas
Detrás del cultivo de una flor habría una industria que está poniendo en riesgo la salud de trabajadores, mujeres embarazadas y de sus hijos, provocando desequilibrios hormonales debido a la exposición y uso previo de plaguicidas prohibidos hace décadas, pero que aún están presentes en el ambiente. De acuerdo con Mariano Cebrián García, investigador del Departamento de Toxicología del Cinvestav, se detectó en sangre de mujeres embarazadas  residentes en un área del Estado de México, dedicada a la floricultura, la presencia de DDE, un metabolito del DDT, en una concentración media de 63.6 ng/g (nanogramo por gramo). El DDT es un plaguicida organoclorado que fue ampliamente utilizado en la agricultura y en el combate a vectores transmisores de paludismo, pero prohibido por su alta toxicidad en Estados Unidos desde 1972 y en México en 1992. Estudios en poblaciones humanas han mostrado que la exposición a DDE está asociada a alteraciones en el desarrollo cognitivo y psicomotor infantil. El investigador explicó que los plaguicidas organoclorados son disruptores endocrinos, es decir, son capaces de mimetizar o alterar la función de diversas hormonas. Las pruebas, hechas en roedores, han sugerido que la exposición a dicho tóxico está asociada con alteraciones en el nivel sérico (del suero sanguíneo) de las hormonas tiroideas, las cuales a su vez desempeñan un papel fundamental en el desarrollo neurológico de todas las especies. El equipo científico estudió a 430 mujeres embarazadas no ocupacionalmente expuestas a dichos plaguicidas, a las cuales dio seguimiento desde la concepción hasta el cuarto mes del embarazo. De acuerdo con el investigador, los plaguicidas organoclorados, como los DDTs, pueden persistir cerca de 20 años en el ambiente y en los tejidos de las personas que los aplicaron o que estuvieron expuestas ambientalmente a ellos, como es el caso de las mujeres estudiadas, ya que los plaguicidas, aunque fueron metabolizados, estuvieron presentes en las muestras. En el estudio se encontró una alta proporción (56 por ciento) de mujeres embarazadas con bajas concentraciones de hormonas tiroideas, anomalías que se han asociado con alteraciones en el desarrollo cognitivo y psicomotor infantil. Sin embargo hubo un aumento moderado en las concentraciones séricas de la T3 (triyodotironina), pero no de otras hormonas tiroideas, y además un aumento en el riesgo de presentar una mayor concentración de TSH (hormona estimulante de la tiroides) en relación con las concentraciones de DDE. Los resultados fueron interpretados como una respuesta adaptativa inicial que pudiera agotarse en el mediano plazo conforme al progreso del embarazo. Además, si la madre fue diagnosticada con hipotiroidismo, asociado o no a una exposición ambiental, esto podría verse reflejado en los infantes, presentando disminución de la talla y peso al nacer, así como falta de estímulo para crecer adecuadamente. Cebrián García explica que de obtener financiamiento, continuarán el seguimiento de estas mujeres hasta el momento del parto y continuar el estudio en sus hijos e investigar su desarrollo cognitivo, psicomotor y hormonal en relación con la exposición de sus madres a diversos contaminantes. La floricultura representa una de las principales actividades económicas en los estados de México y Morelos, razón por la cual el uso de plaguicidas en el momento actual se considera inevitable. Sin embargo, puede disminuirse su impacto sobre la salud si las empresas proporcionan entrenamiento y equipo de protección para el manejo adecuado de estas sustancias tóxicas, y así reducir los costos de las enfermedades que generan y que actualmente son asumidos por el trabajador, su familia y la seguridad social. El estudio se realizó en colaboración con científicos del Instituto Nacional de Salud Pública y de la Universidad Autónoma de Coahuila.

Insecticida usado en la floricultura pone en riesgo la salud de embarazadas

  • 30 agosto 2017
  • Autor: Cinvestav
  • Número de visitas: 145
  • 0 Comentarios
Insecticida usado en la floricultura pone en riesgo la salud de embarazadas
Detrás del cultivo de una flor habría una industria que está poniendo en riesgo la salud de trabajadores, mujeres embarazadas y de sus hijos, provocando desequilibrios hormonales debido a la exposición y uso previo de plaguicidas prohibidos hace décadas, pero que aún están presentes en el ambiente. De acuerdo con Mariano Cebrián García, investigador del Departamento de Toxicología del Cinvestav, se detectó en sangre de mujeres embarazadas  residentes en un área del Estado de México, dedicada a la floricultura, la presencia de DDE, un metabolito del DDT, en una concentración media de 63.6 ng/g (nanogramo por gramo). El DDT es un plaguicida organoclorado que fue ampliamente utilizado en la agricultura y en el combate a vectores transmisores de paludismo, pero prohibido por su alta toxicidad en Estados Unidos desde 1972 y en México en 1992. Estudios en poblaciones humanas han mostrado que la exposición a DDE está asociada a alteraciones en el desarrollo cognitivo y psicomotor infantil. El investigador explicó que los plaguicidas organoclorados son disruptores endocrinos, es decir, son capaces de mimetizar o alterar la función de diversas hormonas. Las pruebas, hechas en roedores, han sugerido que la exposición a dicho tóxico está asociada con alteraciones en el nivel sérico (del suero sanguíneo) de las hormonas tiroideas, las cuales a su vez desempeñan un papel fundamental en el desarrollo neurológico de todas las especies. El equipo científico estudió a 430 mujeres embarazadas no ocupacionalmente expuestas a dichos plaguicidas, a las cuales dio seguimiento desde la concepción hasta el cuarto mes del embarazo. De acuerdo con el investigador, los plaguicidas organoclorados, como los DDTs, pueden persistir cerca de 20 años en el ambiente y en los tejidos de las personas que los aplicaron o que estuvieron expuestas ambientalmente a ellos, como es el caso de las mujeres estudiadas, ya que los plaguicidas, aunque fueron metabolizados, estuvieron presentes en las muestras. En el estudio se encontró una alta proporción (56 por ciento) de mujeres embarazadas con bajas concentraciones de hormonas tiroideas, anomalías que se han asociado con alteraciones en el desarrollo cognitivo y psicomotor infantil. Sin embargo hubo un aumento moderado en las concentraciones séricas de la T3 (triyodotironina), pero no de otras hormonas tiroideas, y además un aumento en el riesgo de presentar una mayor concentración de TSH (hormona estimulante de la tiroides) en relación con las concentraciones de DDE. Los resultados fueron interpretados como una respuesta adaptativa inicial que pudiera agotarse en el mediano plazo conforme al progreso del embarazo. Además, si la madre fue diagnosticada con hipotiroidismo, asociado o no a una exposición ambiental, esto podría verse reflejado en los infantes, presentando disminución de la talla y peso al nacer, así como falta de estímulo para crecer adecuadamente. Cebrián García explica que de obtener financiamiento, continuarán el seguimiento de estas mujeres hasta el momento del parto y continuar el estudio en sus hijos e investigar su desarrollo cognitivo, psicomotor y hormonal en relación con la exposición de sus madres a diversos contaminantes. La floricultura representa una de las principales actividades económicas en los estados de México y Morelos, razón por la cual el uso de plaguicidas en el momento actual se considera inevitable. Sin embargo, puede disminuirse su impacto sobre la salud si las empresas proporcionan entrenamiento y equipo de protección para el manejo adecuado de estas sustancias tóxicas, y así reducir los costos de las enfermedades que generan y que actualmente son asumidos por el trabajador, su familia y la seguridad social. El estudio se realizó en colaboración con científicos del Instituto Nacional de Salud Pública y de la Universidad Autónoma de Coahuila.

Publican libro en homenaje al pionero en investigación de la conducta sexual

  • 29 agosto 2017
  • Autor: Cinvestav
  • Número de visitas: 138
  • 0 Comentarios
Publican libro en homenaje al pionero en investigación de la conducta sexual
Hace algunas décadas, el ámbito de la neuroendocrinología fue impactado por estudios que hablaban sobre el estímulo a los genitales durante la cópula y la  analgesia; que las hormonas producidas por el testículo (andrógenos) promovían el comportamiento sexual masculino sólo después de transformarse en estrógenos (considerados entonces hormonas “femeninas”) y que la manera cómo actúan dichas hormonas va más allá de la interacción con sus receptores “clásicos”. Esos fueron los aportes del científico mexicano Carlos Beyer Flores. A cuatro años de su fallecimiento, colegas y alumnos de este pionero en la investigación de la conducta sexual publicaron el libro La neuroendocrinología del comportamiento ( Behavioral Neuroendocrinology ), en homenaje a su memoria, pero también para dar a conocer a las nuevas generaciones de investigadores el legado de este científico adscrito al Cinvestav. De acuerdo con Gabriela González Mariscal, investigadora del Laboratorio de Biología de la Reproducción del Cinvestav en Tlaxcala y editora del libro junto a Barry Komisaruk, este es un texto especializado con información de una rigurosidad científica a nivel de las revistas top de ciencia, sin embargo, algunos de sus capítulos son de fácil comprensión para el público en general. El libro engloba el trabajo que por más de 50 años el investigador realizó a lo largo de su carrera científica. “Una persona ajena al área y que se interesa en el tema, puede encontrar un punto de partida para entender la perspectiva histórica y saber qué se está haciendo actualmente en esa área”. Los autores que participan, señala la investigadora, conocieron a Carlos Beyer como amigo y científico. Son colegas de México y el extranjero con una gran trayectoria, así como también estudiantes que ahora se han desarrollado como investigadores independientes en áreas muy amplias derivadas de las líneas originales que él cultivó. Cada uno elaboró un capítulo que conforman las cuatro secciones: neuroendocrinología del comportamiento sexual, que es la más amplia y en la que más se enfocó Beyer (consta de ocho capítulos). Neuroendocrinología  del comportamiento maternal y el desarrollo cerebral (consta de cinco capítulos); Visiones neuroendócrinas hacia el desarrollo de agentes terapéuticos, que es una vertiente adicional que han desarrollado varios de los autores (consta de tres capítulos) y, por último, el epílogo, escrito por Barry Komisaruk y Beverly  Whipple (autora del Punto G ) con quienes Carlos  Beyer publicó en 2007 el libro La ciencia del orgasmo . Este apartado describe su influencia en las vidas de colegas, estudiantes y en general para la ciencia en México. Entre los autores invitados a participar están varios reconocidos neuroendocrinólogos, desde los primeros, que lo acompañaron en el IMSS (Miguel Cervantes y Gabriela Moralí), hasta quienes fueron sus estudiantes en la UAM-Iztapalapa (Carmen Clapp y Gonzalo Martínez de la Escalera). Están, además, Anders Ågmo y Knut Larsson, ambos investigadores de origen sueco, y  Marisela Hernández, “nieta científica” de Carlos Beyer, quien tiene su propio equipo de investigación en la Universidad de Guadalajara. Alonso Fernández Guasti, del  Departamento de Farmacobiología del Cinvestav. Margarita Martínez y Rosa Angélica Lucio, de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y Jorge Manzo, de la Universidad Veracruzana fueron formados en la maestría en Biología de la Reproducción de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y han establecido sus propios programas de posgrado sobre temas como: la biología de animales silvestres, la conducta sexual masculina, el estudio de la próstata y el cerebelo.   Para Gabriela González Mariscal “es notable que un investigador de un país en desarrollo tenga un impacto tan grande en una comunidad distribuida en todo el mundo. Para los jóvenes científicos mexicanos debe ser motivo de orgullo y un estímulo para seguir contribuyendo en esta área”.
RSS
Primero891011121314151617Último

Última actualización: 12 de Abril 2018

 

Copyright (c) 2018 Cinvestav
Av. Instituto Politécnico Nacional 2508, Col. San Pedro Zacatenco,
Delegación Gustavo A. Madero, México D.F. Código Postal 07360
Apartado Postal: 14-740, 07000 México, D.F. - Ver ubicación
Tel: +52 (55) 5747 3800
Política de privacidad y manejo de datos personales | Términos de Uso
Enlaces

Declaración de Accesibilidad
Aviso de privacidad
Términos y Condiciones
Marco Jurídico
Portal de Obligaciones de Transparencia
Sistema Infomex
INAI
Mapa de sitio
¿Qué es gob.mx?

Es el portal único de trámites, información y participación ciudadana. Leer más

English
Temas
Reformas
Contacto

Mesa de ayuda: dudas e información gobmx@funcionpublica.gob.mx

Denuncia contra servidores públicos








Síguenos en